Tranvía al más allá

LK

Lemmy Kilmister

Esta columna era un homenaje a Lemmy Kilmister y Scott Weiland, pero luego, se les unieron David Bowie y otras destacadas figuras del rock y música popular.

Por Patricio Iglesias

Esta columna era un homenaje a Lemmy Kilmister de los Motörhead y para Scott Weiland, el malogrado cantante de los Stone Temple Pilots, que fallecieron a fines de de 2015. Pero luego, en enero se les unió David Bowie y el verano se enlutó nuevamente por la muerte de Glenn Frey, el guitarrista y compositor de The Eagles y en febrero, partió de este mundo el cantante y creador de los Earth, Wind & Fire, Maurice White.

En unos pocos días y semanas terminaron su existencia dejando por legado sus voces y actitud. Lemmy no pudo con su botella de whisky diaria que consumía. Pero Motörhead es su mayor legado y los varios temas que compuso con Ozzy Osbourne y que le reportó, según sus palabras, un cheque suculento cada mes. Lemmy fue algo así como el último exponente de leyenda del rock con todos sus excesos. El alcohol, su adicción a las drogas y las mujeres fueron la marca registrada, su vestimenta tipo malo de película, las dos verrugas de su cara y bigotes que le daban la imagen del duro y maldito por antonomasia, aunque era un gran ser humano para quienes lo conocieron, ayudando incluso a un perdido Sid Vicious de los Sex Pistols y su novia Nancy Spungen.

Scott

Scott Weiland

Scott Weiland nos dejó en claro que sus adicciones eclipsaron su talento y su rumbo. Una carrera truncada con períodos de euforia y otros de decadencia. Pero el legado con los STP, en especial sus discos Core y Purple es su mejor legado, así como los discos con Slash en Velvet Revolver, desde donde fue expulsado por su alcoholismo.

GF

Glenn Frey

En lo personal la muerte de Glenn Frey, afectado por severos problemas cardíacos y otros, me sorprendió. El líder de The Eagles destacó por su aporte con el grupo de la mano del baterista y cantante Don Henley, pero también tuvo una carrera descollante en solitario con dos clásicos de los 80, The heat is on, de la banda sonora de “Un detective suelto en Hollywood” y “You belong to the city”, de la serie “Miami Vice”, donde el propio Frey tuvo un rol como invitado.

El último en tomar el tranvía al más allá fue el vocalista eterno y rostro de los funky y soul sicodélico, Earth, Wind & Fire. Maurice White fue por así decirlo un pionero en la masificación de la música negra estadounidense en una puesta en escena de más de diez músicos en los 70, con ropa con tocados egipcios y africanos, en la misma línea de artistas como George Clinton, el padre del funk. Su juego de voz con la del barítono Philip Bailey fueron el sello de los EW&F, así como su base de bronces. Sin embargo una enfermedad degenerativa lo alejó de su banda para someterse a un extenso retiro que culminó con su muerte a los 70 años.

Bowie con su cáncer terminal alcanzó a dejar un último disco antes de entregarse a las manos de la inmortalidad. Podrán pasar muchos años, pero el Camaleón nunca podrá ser igualado, aunque se le imite como ya varios lo hicieron por décadas, algo que ni el exceso de maquillaje de Lady Gaga podrá lograr, como lo dejó en claro el hijo del británico tras el homenaje que le rindió la cantante en la última entrega de los Grammy y que no fue de su agrado.

Adiós a todos nuestros muertos, gracias por su música.

Coméntala!

Author: Su Lay

Share This Post On