Sobre Danielonko, ayahuasca y salvación

danielonko5

Por qué una entrevista puede demorar dos años en publicarse. Por qué la entrevista no termina siendo una entrevista, cambia de formato y pasa a ser otra cosa. En agosto del 2014 dos periodistas se juntaron en un albergue para personas en situación de calle, ubicado en el sector de la población Jorge Inostroza en Iquique. Uno de ellos va a entrevistar al otro, que no es periodista para los fines de la entrevista. Es un músico que además trabaja en ese centro y la nota es para GuayabaStone.

En el presente de la entrevista – agosto de 2014- Daniel Montaño, que ya pasa los 40 años, es conocido como Danielonko, lidera la banda Klub Ayahuazka, trabaja desde mediodía con una guitarra acústica intepretando canciones populares en restaurantes populares, durante la tarde labora en el albergue y por las noches desarrolla una interesante labor social a través de la Corporación Del Bien Alita-Lonko, con la cual visita a personas en situación de calle (drogadictos muchos de ellos) en el sector norte y sur de Iquique para habilitar en sus rucos una cocina con la que los “beneficiados” se comprometen a alimentarse a diario y de esta forma volver a acercarse a la sociedad de la que se alejaron por el motivo que fuese. Para la Corporación la comida “es una primera dosis de luz, como un flash de cámara en un camino oscuro y tenebroso, en contraposición a lo que en la calle llaman ‘La Primera Dosis’, que sin duda es de pasta base de cocaína”, explica.

Diez años antes de la entrevista Daniel Montaño trabajaba como periodista, titulado de la Universidad Católica del Norte, y así como varios de su generación, y de paso muchos de los periodistas salidos de universidades chilenas las últimas décadas, había comenzado su carrera en los medios de comunicación para después pasar a una entidad pública. El paso siguiente en esa lógica era el sector privado o la prolongación de una carrera funcionaria lo más que se pudiera. Eso, jugando en los esquemas previsibles. Sin embargo, como las miles de historias que se desvían, truncan, descarrilan, giran o simplemente cambian de camino, Montaño también era de una generación de jóvenes nacidos en el norte de Chile a fines del siglo XX. El llamado Norte Grande, donde el acceso a las drogas es un tema recurrente por la frontera con Bolivia, los pasos no habilitados y la cercanía también con el sur del Perú. Montaño por su naturaleza – o por su contexto- se ligó con la noche, la pasta base y la cocaína por más de dos décadas.

danielonko2
La vida de un drogadicto fue decantándose mientras pasaban los días. Y las noches, esas en las que fumar pasta y pensar en la siguiente bolsa se repetían una tras otra mientras las actividades del trabajo y la familia quedaban relegadas fuera de sus prioridades, porque según sus propias palabras “una vez dentro de la pasta usada como analgésico, no puedes sino fumar otro para continuar la transgresión fuera del pacto social, mientras aparece una opción digna como la que actualmente por milagro habito”.
Cuenta, por ejemplo, algunos de sus atracos: A los que caminaban como pavos por la calle hablando por celular bastaba con un empujón contra la pared para dejarlos nocaut, robarles el celular (“me sobraban los Blackberry”, dice) y lo que anduvieran trayendo encima. Otra maniobra era en los cajeros automáticos. Con acento peruano “Te vengo siguiendo y tu hijo está en tu camioneta a media cuadra del banco, mi compañero lo vigila de cerca sin que lo sepa, saca lo máximo que puedas de tu tarjeta y no te hago nada”. Por lo general este mecanismo lo usaba con mujeres de entre 40 y 60 años, sabiendo que las cámaras no grababan sonido. La espiral de malos pasos descendió hasta un fondo en el que semanas sin asearse, dormir ni poder excretar lo agobiaban a él y a todo su entorno. Se acuerda de los sustos que hizo pasar a su mamá, el último de ellos lo convenció de enmendar su rumbo.

¿Su salvación? La ayahuasca, una planta cuyo consumo produce alucinaciones de trascendencia espiritual. Consumirla una vez puede dejar a alguien traumatizado por meses si su experiencia es negativa. En el caso de Montaño la ayahuasca sirvió para dejar la pasta base y las drogas duras, además de un diagnóstico psiquiátrico que lo condenaba a la esquizofrenia y a las drogas legales de por vida. Desde su primer consumo la ha ingerido en decenas de ocasiones, siempre con carácter de ritual. Cuenta que en Perú, guiado por varios curanderos e incluso un sacerdote católico, estuvo en retiro y ayuno por veinticuatro días en seis ocasiones, contando el proceso de pos-dieta, siendo visitado por una vez al día para alimentarlo con un pequeño plato de arroz con avena y dos inguiri (plátano duro cocido). En mitad de la dieta recibía una purga vomitiva de tabaco.

danielonko3Dos años después del encuentro en el albergue de la población Jorge Inostroza, la nota está por ser publicada en GuayabaStone. Danielonko trabaja a diario como músico callejero tocando en restoranes de carácter popular, prepara un disco con Klub Ayahuazka y continúa con una prolífera rutina creativa que lo tiene como autor de centenares de canciones. Hace poco participó del Primer Congreso de Medicina de Primeras Naciones, realizado por el Departamento de Primeras Naciones del Colegio Médico de Chile. En dicha instancia expuso su caso a nivel clínico y cómo pasó de un diagnóstico psiquiátrico de esquizofrenia a vivir libre de fármacos desde hace ya varios años, solicitando se le libere de esa carga que aparece en los registros del Ministerio de Salud.

De por qué la nota tomó dos años en publicarse: ¿Una crisis? ¿Un viaje imprevisto? Una desaparición del protagonista, que abandonó su trabajo en el albergue de la Jorge Inostroza, la labor que realizaba con la Corporación Del Bien Alita-Lonko entregando comida durante las noches a sus hermanos adictos a los analgésicos fumables del sector norte y sur de Iquique y de paso a Klub Ayahuazka para ir a Perú por unos cuantos meses. En realidad fue a aprender más, ya que, afirma en una última conversación, “la tarea de ayuda continúa fresca y mejorando”.

Te dejamos las coordenadas de la próxima presentación de Klub Ayahuazka: sábado 6 de agosto, 23.30 horas, en RockStar Bar (Patricio Lynch 938).

 

  • danielonko3
  • danielonko4
  • danielonko5
  • danielonko2
  • danielonko1

Coméntala!

Author: Fabián Cejas

Share This Post On