El extraño llamado Falco

2

El mérito de Falco (Hans Hölzel) fue el esfuerzo que puso en mezclar su nativo alemán con el inglés, experimentando con rap y rock y pop.

Por Patricio Iglesias

 

Fue 1985 cuando a nivel mundial hubo una suerte de fiebre mundial con Amadeus Mozart, gracias a la película “Amadeus” de Milos Forman, ganadora de varios premios Oscar.

En Austria, la cuna del virtuoso músico del Siglo XVIII, había un excéntrico y talentoso artista que desde fines de los 70 se estaba atreviendo en Viena a hacer música rock, pop e innovar con un estilo entre serio y caótico. Era Hans Hölzel que se hizo conocido a nivel internacional como Falco. En Estados Unidos es reconocido por su “One hit Wonder” o único número uno, que logró en su carrera con “Rock me Amadeus”, el que tuvo el mérito que un hablante alemán lograra imponer su particular canción con partes de rap en el mercado estadounidense en una época dominada por Michael Jackson, entre otros grandes músicos de la escena pop y rock.

Pero Falco venía trabajando incansable y creyendo en sí mismo, un ejemplo es el éxito que tuvo en 1980 con Derr Kommissarr, que llegó a las radios chilenas en su versión y la de un desconocido grupo británico y también temas como “Junge Roemer” en alemán ingresaron a las pistas de baile Europa, Latinoamérica, con los incipientes videos que en nuestro país se podían ver en el ya mítico programa Magnetoscopio Musical.

Pero cuál es el mérito de Falco, quien tocaba el bajo y guitarra en su banda, siempre peinado a la gomina. Su mérito fue el esfuerzo que puso en mezclar su nativo alemán con el inglés, experimentando con rap y abrir las puertas consiguiendo un reconocimiento inédito para un país como Austria, donde el rock es algo marginal gracias a un pop elaborado, donde incluso otros artistas no consagrados de habla alemana pudieron tener éxito gracias a él como el grupo Propaganda y Taco Ockerse, cuya versión del clásico de 1920 “Putting on the Ritz” es parte de la banda sonora de los 80.

Con el álbum Falco 3, el cantante austríaco junto al hit “Rock me Amadeus” logró también incluir el tema “Vienna Calling” entre las más importantes de este disco, así como la balada “Jeanny”, cuya letra y video hablan de un crimen pasional.

fpEn 1987 el artista lanzaría su disco “Emotional”, que no tiene la repercusión de su anterior trabajo, en especial en el mercado estadounidense, aunque si en Sudamérica y Europa. Kamikaze Cappa y The Sound of Musik junto a Jeanny II, Coming Home, serían los temas de mayor resonancia.

Pese al éxito el artista austriaco decayó y sus trabajos posteriores cayeron en el anonimato, pasando él mismo por un profundo período marcado por el consumo de drogas y alcohol.

Sin embargo se puede apreciar la dimensión y talento de este músico en vivo gracias a un recital brindado en Austria en 1994, disponible en YouTube, donde interpreta en una hora sus más importantes clásicos.

Tras este período Falco se sumió en un retiro musical que se extendió hasta 1998, cuando trabajaba en un nuevo disco en República Dominicana, pero un accidente automovilístico le costó la vida.

El austríaco, que figura en las recopilaciones y pistas de baile con música de los 80 fue quizás uno de los artistas singulares que lograron crear un estilo propio, rapear en alemán, hacer letras bizarras y hasta con fuerte contenido psicótico, como la dramática balada Jeanny, pero a la vez tener una visión casi cubista o surrealista de Mozart.

Falco sigue siendo una figura musical en su país e incluso su vida fue llevada al cine y el teatro. Un rockstar germano, en una nación que ha producido grandes artistas de la música docta y donde el autor de Rock Me Amadeus es su vástago.

Como muestra de su importancia musical, los músicos mexicanos del conjunto Molotov reprodujeron a manera de homenaje el coro de esta canción en su éxito “Amateur (Rock me Amateur)”. Eso da cuenta de un legado que los avatares de la vida truncaron en forma prematura, cuando Falco tenía sólo 40 años.

Coméntala!

Author: Su Lay

Share This Post On